clean energie

Entitats sòcies




Titular notícies

40 años del 'Soft Energy Path'

Dilluns 10 Octubre 2016

Con el título "40 años del 'Soft Energy Path'", Pep Puig publica un nuevo artículo en el blog 'Patas arriba' de Energías Renovables

40 años del ‘Soft Energy Path’
 
Era septiembre de 1976 cuando el joven Amory B. Lovins, escribió un ensayo de 10.000 palabras que se publicó en la revista Foreign Affairs, con el título Energy Strategy: The Road not Taken?. En él proponía un camino radicalmente diferente para el futuro de la energía en Estados Unidos: en vez de continuar dependiendo de los combustibles fósiles y nucleares, como todos los ‘expertos’ en energía auguraban, se atrevió a contradecirlos, proponiendo una senda basada en la eficiencia y las energías renovables.
 
En el artículo, Amory Lovins, describía las dos opciones energéticas, que enfrentaba la nación en aquel momento: una la bautizó como el "camino duro" (Hard Energy Path) y la otra como el "camino suave" (Soft Energy Path). La primera era el de la política federal de la época y esencialmente era una extrapolación del pasado. La ruta dura se basaba en la rápida expansión de las tecnologías altamente centralizadas para aumentar el suministro de energía, especialmente en forma de electricidad. La segunda ruta combinaba un compromiso rápido y serio en el uso eficiente de la energía y el rápido desarrollo de fuentes de energía renovable, emparejada en escala y en  calidad a la energía necesaria para cubrir los usos finales, y tecnologías especiales de combustibles fósiles para transitar el periodo de transición. Este camino se apartaba radicalmente de las prácticas incrementales del pasado para perseguir los objetivos a largo plazo. Lovins sostenía que ambos caminos presentaban dificultades pero los problemas de uno y otro eran muy diferentes. El primer camino, familiarmente convincente, suponía que los problemas económicos y sociopolíticos que entonces debería enfrentar la nación serían grandes e insuperables. El segundo camino, a pesar de que representaba un cambio de dirección, ofrecía muchas ventajas sociales, económicas y geopolíticas, incluyendo la práctica eliminación de la proliferación nuclear en el mundo. Para Lovins, era importante reconocer que los dos caminos eran mutuamente excluyentes. Debido a que los compromisos con el primero podían excluir el segundo, Lovins sostenía que habría que elegir entre uno u otro, antes de que la incapacidad para detener la proliferación nuclear hubiese cerrado ambos caminos.
 
La reacción del establishment de la energía, no se hizo esperar. Presentaron a Lovins como un iluminado irresponsable que, en el caso de materializar sus propuestas, conducirían a la nación a apagones continuados.
 
Sin embargo Amory B. Lovins no se dejó intimidar. Fundó en 1982 el Rocky Mountain Institute – RMI, una institución sin ánimo de lucro,  en las Montañas Rocosas (Snowmass, Colorado), con el objetivo de transformar el uso de la energía para crear un futuro limpio, próspero y seguro. Ya en sus inicios, el RMI tuvo su sede en un edificio diseñado para un uso altamente eficiente de la energía. Aún  hoy, el edificio original, que actualmente alberga la residencia privada de su fundador, es uno de los edificios mas eficientes del mundo. Actualmente la principal sede del RMI, el Rocky Mountain Innovation Center, está situado en Basalt (Co), pero el RMI también tiene oficinas en Boulder (Co), New York y Washington DC.
 
Lovins es autor de 31 libros y 600 publicaciones sobre energía, asesor de empresas y gobiernos en mas de 65 paises, durante los últimos 40 años, galardonado con importantes premios (entre ellos el Right Livelihood (el Nobel alternativo). El 17 de marzo de 2016 el Presidente alemán le galardonó con la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito (Bundesverdienstkreuz 1. Klasse), por su liderazgo intelectual en la conceptualización de la transición energética. El mismo Craig Morris, a través del blog Energy Transition: The German Energiewende, escribió  un interesante artículo The energiewende – made in the USA donde demuestra como los pioneros alemanes de la transición energética hacia el 100% renovable se inspiraron en el Soft Energy Path de Amory Lovins.
 
Lovins recientemente ha publicado (19 de agosto) una muy interesante evaluación de su pionera propuesta. Con el título Soft Energy Paths: Lessons of the first 40 years, Lovins nos recuerda que una de las reivindicaciones más controvertidas del artículo - que los caminos  blando y duro de la energía son mutuamente excluyentes, ya que cada uno requiere inversiones, infraestructuras, instituciones y actitudes que inhiben o impiden la otra - por desgracia, se ha materializado. Cada día se puede ver como las tecnologías duras y blandas luchan por cuota de mercado y  influencia política. El artículo advirtió en 1976 que retrasos peligrosos en la transición hacia un sistema energético post-combustibles fósiles y seguro para el clima, "son exactamente lo que podemos esperar si continuamos dedicando tanto dinero, tiempo, capacidad, energía y voluntad política a las tecnologías duras que son tan exigentes de ellos".
 
Lovins concluye su evaluación diciendo: “lentamente, pero cogiendo velocidad, los mercados han comenzado a triunfar sobre los medios políticos de los operadores tradicionales que persisten en su deseo natural de proteger el viejo sistema de energía y no posibilitar el nuevo. Sin embargo, el reto de acelerar ese cambio se mantiene, mientras que los imperativos del clima, la salud pública, la seguridad, el desarrollo y la democracia refuerzan la urgencia del cambio”.
 
Gracias Amory por tu clarividencia que nos ha inspirado a lo largo de estos 40 años.
 
Pep Puig i Boix
 

Més, sobre...: soft energy path
Últimes Notícies